¿Notas la cara irritada y aspera en las mejillas y la barbilla? Puede ser que te estén irritando las mascarillas.

Desde que es obligatorio el uso de mascarillas en espacios cerrados, en el transporte público y en la calle, si no se puede garantizar la distancia de seguridad de dos metros (en espacios abiertos con cierta acumulación de gente), muchos casos están llegando a la farmacia de pieles irritadas y enrojecidas.

Nuestra piel al llevar la mascarilla no respira y eso provoca que se se queden toxinas acumuladas y que a veces generen reacciones comedogenicas en la piel del los usuarios de esta.

Qué daños puede causar la mascarilla en tu piel

Una mascarilla, para que pueda llevar a cabo su función, debe ajustarse bien a la cara, sobre todo en la parte de alrededor de la nariz para garantizar que ofrecen la máxima protección. Cuando se mezcla la humedad del aliento, el calor y el estrés se genera un ambiente caliente y húmedo debajo de la máscara que, en ocasiones, puede provocar problemas y molestias en la piel.

Estas reacciones se han visto que son mas frecuentes en sanitarios y en personas que tienen alguna patología o problemas previos, como alergia o dermatitis seborreica, una afección ligada también al estrés.

Se han descrito, por ejemplo, lesiones por presión, dermatitis de contacto, picazón, urticaria por presión y complicaciones de otras enfermedades cutáneas ya existentes como acné, sobre todo en la barbilla y la nariz. Y es que, cada vez que se deteriora la barrera cutánea, puede aparecer irritación, enrojecimiento y marcas,no solo en la cara sino también detrás de las orejas, una parte donde también se produce roce por el contacto con las gomas o las cintas que las sujetan.

Cómo evitar que te salgan granos.

A continuación os dejamos algunos consejos para evitar que esto te suceda:

1. lávate la cara con un jabón neutro y especifico de pieles sensibles. es importante el uso, antes de ponernos la mascarilla, de jabones indicados para pieles intolerantes de pH neutro o incluso sin jabón y secar sin frotar, dando pequeños golpecitos suaves.

2. utiliza una crema que actue como barrera. Puede aplicarse también algún producto que actúe de barrera con la piel, como vaselina, sobre todo en las zonas más prominentes como el taquique nasal y los pómulos.

3. En caso de que tengamos algún tipo de alergia o alguna lesión previa, debemos proteger esta zona con una crema barrera y taparla con un apósito. De esta manera estará protegida de la fricción de la mascarilla.

4. No te maquilles en la zona de abajo de la mascarilla porque la piel no puede “respirar” bien. Si lo hacemos, es importante evitar el maquillaje en las zonas que quedan cubiertas (cualquier sustancia que pueda ser irritante o que obstruya los poros debe evitarse bajo de la piel cubierta).

5 Aligera la presion que la mascarilla ejerce cada dos horas.

¿QUÉ HACEMOS CUANDO NOS QUITAMOS LA MASCARILLA?

1. Lavar la piel muy bien con un limpiador con pH equilibrado que elimine el resto de la suciedad pero que tambien sea suave.

De nuevo, hidratar la piel es clave, lavándola bien con un limpiador con un pH equilibrado que elimine restos de suciedad pero que también sea suave. Por tanto, no debe tener fragancia para no debe irritar la piel. Un limpiador facial fuerte puede afectar y alterar la capa externa de la piel y aumentar el riesgo de sequedad e inflamación. Si, tras usar la mascarilla, aparece irritación o eccemas, pueden usarse cremas antiinflamatorias por la noche, como corticoides tópicos, durante unos 5-7 días.

Si se utiliza una mascarilla de tela debe prestarse atención al tipo de tejido porque esto puede marcar una gran diferencia entre tener problemas en la piel o no. Si una persona es propensa a tener acné, es preferible evitar las telas de poliéster, nylon o rayón, porque tienden a atrapar el sudor debajo y, por tanto, aumenta el riesgo de irritación. Puede usarse una capa interna hecha de material absorbente como el algodón, que ayuda a eliminar un poco el sudor y es menos probable que provoque brotes.

La capa externa de la mascarilla puede ser de un tejido más grueso para proporcionar más protección contra microbios, mientras que la capa interna, la que está en contacto con la piel, debe ser más suave, natural y transpirable, 100% algodón, como el de una camiseta o de unas sábanas. Las mascarillas de tela son reutilizables, por tanto, entre uso y uso deben lavarse con agua caliente después de usar;

Farmacia Velázquez 70 tienen a tu disposición numerosas mascarillas transpirables y con todos sus certificados para evitar que te pase esto no dudes en preguntarnos.

 

Comments

Agregar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *